LUCAS MARIN


"Entre la naturaleza y nosotros, entre nosotros y nuestra conciencia se interpone un velo, denso y opaco para la muchedumbre, pero casi transparente para el artista y el poeta"[1]

- El Mago
"...dibujar las líneas / los cuerpos, copiar lo real y lo otro".[2]

            Lucas Marín. Con M de magia. Podríamos no hablar de magos y elegir a un protagonista de la disciplina que mató a su propia madre (o al menos eso se dice): la ciencia. No solo la ciencia condenó las prácticas esotéricas, sino también la religión. Hito histórico;  probablemente el único momento en el cual  ambas prácticas estuvieron de acuerdo. Todos contra la magia (incluso cuando lo que hoy es ciencia, parecía herejía). Pero por esas travesuras de la ahistoria, Marín podría ahora convertirse en Lucas Galilei, o Galileo Marín.  El tiempo no lineal nos permite esas licencias. Como a éste (o a aquel), a Marín le gustan las lentes y los espejos. A su manera, crea también telescopios. Y los presta, para que veamos con ellos.  Podemos pensarlo asimismo como un arquitecto; o... un ingeniero, o un artesano, hábil conocedor de su oficio (allí está, dentro de un taller medieval)... o también como un maestro de ese mismo taller, o de una escuela rural... hoy.

Y hablando de maestros, pienso en  una inquietante obra de William Blacke[3]. Allí, el místico inglés describe la figura de un hombre desnudo trazando en el suelo un mapa geométrico. Es Newton[4] si, filósofo, alquimista y matemático;  pero es también Adán (con quien comparte la manzana). Y dentro de este "gabinete de maravillas" como  no citar a Leonardo, tratando de volver cuadrado un círculo a regla y compás. En esta nómina de personajes que se hallan entre la delgada línea que separa (o une) los pares magia - ciencia  y  natural - sobrenatural,  aparece Marín, o aparecen en Marín, todos estos nombres, quien propone una dialéctica en toda su producción plástica: el juego entre lo real y lo ilusorio, entre lo que vemos, y lo que recordamos (¿qué hace la diferencia?).

            Marín  el científico, el mecánico, el profesor, el mago parece decirnos:

"¿Te has transformado
así? (...) Ten confianza
en ti, incluso
permaneciendo aquí has
subido y ya no tienes
necesidad de guía. Fija
tus ojos y mira (...) Es
necesario que el ojo se
transforme en algo
semejante al objeto visto
para poder
contemplarlo. Jamás un
ojo podrá ver el sol, si
no se ha transformado
en algo parecido al sol (...)".[5]

- El Escenario
"pizarrón:
escenario para dar una clase (...)

espejo:
plano que imita al espacio, que roba la luz (...)"[6]


La muestra "El Pizarrón y el Espejo", pone en juego estos dos elementos, mas como concepto que como herramientas de trabajo. Ambos suponen la idea de una antipantalla en donde se genera un movimiento inverso al de la pantalla. Los objetos no son proyectados sobre el espejo o sobre el pizarrón sino por el contrario; son objetos que traen desde un "otro sitio?, imágenes, recuerdos, figuras, luz. La  intención es construir un espacio teatral, un escenario desde el cual emerjan potenciales historias, personajes, ideas. Así, la pizarra se presenta como un posible territorio de representación. Se propone un lugar (o no lugar) vacío, un área a ser ocupada pero no para ser llenada, sino para traer las formas, para manifestar el fenómeno. Es desde ese "otro sitio? desde el cual surgirá la forma, o el trazo.

Los espejos tampoco cumplen su verdadera función. Lucas Marín realiza ciertas "correcciones? en el montaje de los elementos de la fotografía, que evitan el reflejo invertido que caracteriza a los espejos. (Ver: El Pizarrón y el Espejo: fotografía analógica- toma directa/40cm x 60cm).

 En este universo planteado por Marín, no todo es lo que parece.

El espejo da cuenta de la transparencia, lo translúcido, mientras que el pizarrón representa un espacio opaco y misterioso.

Nota Aleatoria: La pizarra es un tipo de roca, formada por muchas finas láminas. Tiene la característica de ser impermeable, es por ello que suele utilizarse para tejados. La roca de la que se compone la pizarra se llama metamórfica, y procede directamente de la transformación de rocas ígneas, desde el mismo interior de la tierra. El proceso que convierte a una roca en metamórfica, es un proceso lento.

 - Las Herramientas
"...negro y blanco, tiza y luz, materia y viaje / clases de mundo?? [7]

El conjunto de obras que componen "El Pizarrón y el Espejo? consta de un conjunto de fotografías más un poema. La mayoría de las fotografías fueron realizadas con toma directa y en el modo clásico (analógico). Solo una  es digital.

Para realizar su trabajo Lucas Marín monta un set con telas y vidrios para algunas de las obras. Ubica objetos con luz, burbujas, espejos, tiza y pizarrón. El objetivo es utilizar elementos simples.

Un ladrillo, un dado, un embudo, una trompeta y un trompo, se dan cita dentro de la caja de herramientas[8]  de Lucas Marín. Lo estático y lo móvil (y la posible transformación de uno y otro en sus opuestos) surgen en la obra de modo metafórico. Las herramientas que utiliza Marín están siempre entre lo que es, y puede a su vez transformarse en otra cosa. El formato de caja o valija es un elemento "repetido? dentro de su corpus, como así  también las ruedas.  Es que los magos tienen esa extraña necesidad de desplazarse; o porque aprendieron de los juglares a ir de pueblo en pueblo, o porque a veces para desaparecer, se escapan.

- El Truco
"plano que imita al espacio, que roba la luz
y copia lo visible en su ambiente infinito"[9]

El pizarrón y el espejo

pizarrón:
escenario para dar una clase
negro como un espacio teatral
opaco como lo contrario a una pantalla

espejo:
plano que imita al espacio, que roba la luz
y copia lo visible en su ambiente infinito
vidrio que imagina o sueña en la sombra

denso y transparente, carbón y vidrio
el espejo es el inventor del lugar
la pizarra es la ficción del vacío (o viceversa)

se pueden escribir textos, representar sobre el fondo negro
dibujar las líneas / los cuerpos, copiar lo real y lo otro
negro y blanco, tiza y luz, materia y viaje / clases de mundo

teatro / dibujo / fotografía / poesía en el pizarrón y el espejo.[10]

Desde el espacio opaco y misterioso de la pizarra, surgen autorretratos con tiza; el truco nos va mostrando la dualidad. La tiza escribe sobre (o desde) lo oscuro, y la luz dibuja sobre la claridad.  

En piezas como Sombra, Constelación de Tiza, Ancestro Ficticio, Rueda y Viaje[11] la transparencia del vidrio sirve como soporte de una silueta. Sobre el vidrio se presenta una figura. La misma pareciera emerger desde una suerte de  caos primordial, desde el espacio de lo indeterminado. Pero? ¿Quién la trae? ¿Quién la hace presente? ¿Quién se encarga de traerla al mundo de lo visible?

¿Es la figura de espaldas en Sombra, la que da origen a la silueta? ¿Se retira luego a continuar con otras tareas de creación?

            Ese posible demiurgo, ordenador del caos, arquitecto de algún otro mundo, se da cita en la serie Oficios[12].  Los personajes que allí aparecen pueden leerse como arquetipos, como diferentes instancias del ser, o incluso de proceder. Son creadores de objetos, de ideas, de textos y escenarios posibles. Está el mecánico, el maestro, el espíritu de la comedia o el arlequín (que combina amarillos y negros en su ropa, representando un tablero en donde las piezas del juego son los hilos y agujas de la tía abuela Jovita, que  cosió hace unos años ese traje - dice Marín). Los pares polares surgen nuevamente en estas obras; los claros y oscuros de la vestimenta, el ingenio del arquitecto frente a la emoción del arlequín, lo manual del obrero frente a la técnica del mecánico; sin embargo, conviven armoniosamente. Uno sobre otro, traje sobre traje.  Lo múltiple da origen a lo uno, y lo uno se multiplica.

Si las pizarras, los espejos y los vidrios, traen desde ese "otro lugar" elementos y figuras como fenómenos presentes, obras como Reflejo, Coincidencia del Viaje o Construcción de la Nostalgia I  logran ralentar la percepción del tiempo. Los objetos en la obra Reflejo[13] están captados como instantes, y no como espacios de tiempo medible. No existe el punto de inicio, ni el punto de llegada. Todo queda suspendido en el "entre?. No hay cortes sobre el concepto de movimiento. Marín logra dar cuenta de la duración.

 El ojo actual está acostumbrado a la velocidad de las imágenes que pasan casi sin ser vistas.

La obra de Marín en cambio, solicita la contemplación ya que es en la comunión entre "el ojo y el espíritu" [14] en donde logra activarse.

            Construcción de la Nostalgia[15] es la fotografía de un cubo transparente que contiene en su interior una imagen previamente proyectada. Dicha imagen es un paisaje de árboles. Su atmósfera, su luz inquietante, su tiempo detenido produce en quien la observa una sensación de extrañamiento. Marín, con la sutileza del poeta, con la pericia del arquitecto, con la paciencia del maestro, y con la emoción del actor, construye un espacio que tiene que ver con la memoria; con el espacio de su memoria (o con la memoria de su espacio). El lugar de su recuerdo queda atrapado en ese cubo como un haz de luz; sin embargo las formas de ese paisaje no se petrifican. Por el contrario, logra darle al instante una dinámica. Lo mismo sucede con el resto de sus obras. Los objetos circulan, se abren, se comparten, se perciben, se evocan, y se fugan. A veces pareciera que el velo de maya[16], (ese velo que oculta las verdades) se corriera, o se hiciera tan translúcido y transparente como los vidrios y los espejos. ¿Como lo logra?

Imaginar a Lucas Marín preparando el set de fotografía en el cual va a llevar a cabo su trabajo, es casi como imaginar el escenario donde montará su número un mago. Asomaran allí los dados, las sogas, las chisteras (valijas en su caso) escondiendo conejos, las burbujas que juegan con la luz y las manos que incitan a prodigar un abracadabra, única fórmula para conjurar el hechizo.

Alguien podría contar como trabaja Lucas Marín, cuales son los recursos que utiliza para realizar sus obras, de que manera aparece y desaparece su rostro, o como toma sus fotografías. Pero hay un código inquebrantable: un buen mago, nunca devela el truco.

Otros Trabajos (2006 - 2008)

-  Pequeña alquimia:

Reune un conjunto de cinco fotografías en donde los elementos protagonistas son el dado, el carro y la mesa.  Entre las ruedas del carro, se define un espacio de juegos de equilibrios entre los dados  y los trompos.

 "Siempre me gustó la figura del trompo, morfológicamente. A veces se asemeja a un péndulo, a una punta de flecha. También tiene la forma del corazón. Siempre dibuja un recorrido distinto, y solo existe cuando esta danzando".

-  Pinturas

Es a partir de un patrón (la estrella de David) que Lucas Marín realiza sus pinturas. Si bien ese patrón se adivina en el lienzo, no se convierte en una mera fórmula a aplicar. Los dos triángulos que componen dicho símbolo, juegan con el resto de los elementos de la pintura. Convive la linealidad de este patrón, con la expresividad, de la mancha. La estrella se descubre en el lienzo formando muchas veces una suerte de círculo cromático.

- Las Performances - Capullos

Entre dos paneles de luz, que semejan dos ruedas, lentamente surge desde la oscuridad Lucas Marín, convertido ahora en el maestro, el mecánico, el arquitecto, el arlequín. A medida que  se (auto) devela, juega con los elementos que se repiten en sus obras. En la mesa están el trompo y  los dados. Mientras manipula dichos objetos, recita un texto suyo.

"... he de volver al sitio de los árboles imaginados/ desde aquí proyecto la luz en la cámara oscura
de mi cuerpo rodeado de reliquias familiares dispuesto a  resucitar o inventar otro destino
cada día en cada hilada de la seda una forma distinta para el nacimiento imperceptible".[17]

Lucas Marín

Nació en 1974. Es licenciado en Artes Visuales. Realizó clínica de obra y arte contemporáneo con Fabiana Barreda. También participó en el taller de pintura con Juan Doffo, en escultura con Osvaldo Pellegrini y en el taller de poética con Alberto Muñoz.

Concurrió a seminarios de dibujo dictados por Ernesto Pesce y Alejandro Boim.

Desde 1993 expone en galerías y centros culturales. Lucas Marín es también docente en su taller particular y realizó diseños y montajes de muestras. En la actualidad, trabaja con pinturas, fotografías, textos, objetos, instalaciones y acciones. Su última muestra, "El pizarrón y el espejo"[18]  puede visitarse en el espacio de arte  Mapa Líquido, del cual es director.

- Mapa Líquido

Comenzó a pensar Mapa Líquido no solo como un lugar de exposición, sino también como un espacio que convoque y aune diferentes propuestas de artistas, críticos y curadores individuales. El propósito es comenzar a pensar distintos y variados modos de la curaduría.

Su actual muestra se desarrolla en el subsuelo del espacio.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Strkie, Enid, "Bergson and Literatura" en The Bergsonian Heritage, ed. Thomas Hanna, University Press: New York: 1962: 88.
[2] Lucas Marín, "El Pizarrón y el Espejo" (fragmento de Poema) en http://www.lucas-marin.com.ar. Dicho poema esta presentado en la exposición El Pizarrón y el Espejo - Mapa Liquido.
[3] William Blake: Londres, 1757 - 1827. Pintor, grabador y poeta británico.
[4] William Blake, Newton - Lápiz y guache/1795 - 460 x 600 mm.
[5] Platón, El Timeo.
[6] Lucas Marín, "El Pizarrón y el Espejo" (fragmento de Poema) en http://www.lucas-marin.com.ar. Dicho poema esta presentado en la exposición El Pizarrón y el Espejo - Mapa Líquido.
[7] Lucas Marín, "El Pizarrón y el Espejo" (fragmento de Poema) en http://www.lucas-marin.com.ar. Dicho poema esta presentado en la exposición El Pizarrón y el Espejo - Mapa Líquido.
[8] En referencia a Mi Caja de Herramientas, texto de Lucas Marín. Él mismo señala que "Mi trabajo  en todas sus formas se estructura en base a 6 herramientas que son los ejes conceptuales que  determinan la intención y el desarrollo durante el  proceso de la obra."  Dichas herramientas conceptuales son: Diapasón, Fuente, Sello, Carro, Trompo, Caja de Herramientas. Ver: http://www.lucas-marin.com.ar.
[9] Lucas Marín, "El Pizarrón y el Espejo" (fragmento de Poema) en http://www.lucas-marin.com.ar. Dicho poema esta presentado en la exposición El Pizarrón y el Espejo - Mapa Líquido.
[10] Lucas Marín: El Pizarrón y el Espejo. Poema.
[11] Sombra - Fotografía digital - Toma Directa/Constelación de Tiza I - Fotografía Analógica - Toma Directa/ Constelación de Tiza II - Fotografía Analógica - Toma Directa/ Ancestro Ficticio I - Fotografía Analógica - Toma Directa/ Ancestro Ficticio II - Fotografía Analógica - Toma Directa/ Rueda I - Fotografía Analógica - Toma Directa/ Viaje - Fotografía Analógica - Toma Directa.
[12] Oficio I, II, III, IV. Fotografía analógica - Toma Directa/ 60cm x 60cm.
[13] Fotografía analógica - Toma Directa - 40cm x 60cm.
[14] En referencia al texto de Maurice Merleau Ponty: El Ojo y es Espíritu.
[15] Fotografía Analógica. Toma Directa- 100cm x 100cm.
[16] Concepto trabajado por Arthur Schopenhauer  y retomado por Friedrich Niezstche, El Nacimiento de la Tragedia, Alianza Editorial, Buenos Aires: 1995. Ver: Capítulo I.
[17] Lucas Marín: del texto Capullos.
[18] Fotografías. Con texto de Mario Gradowzyck y un poema propio. Espacio de arte Mapa Líquido. Buenos Aires - 2008
Lucas Marín   artista visual - buenos aires - argentina - lucastrompo@gmail.com
Visitas: .103742
by multisitios.net